3 + 1

Una amiga me dijo el otro día que hay tres grandes amores en nuestras vidas. El primero es aquel que quieres que sea como un cuento de hadas. El que quieres que sea perfecto. Ese amor que vives como si fueras un adolescente. Luego viene el segundo, el difícil, es aquel que te hace polvo. Te rompe en pedazos y te devora desde el interior. Te hace añicos. Te quema. Te deja vacío. Un sinsentido. Aquel que hace que tu corazón haga un amago de rendirse y no quiera que le jodan más. Y, finalmente, está el tercero. Es el fácil. El llevadero. El que llega sin previo aviso. Un día cualquiera sin buscarlo y sin quererlo, te enamoras.

Sin embargo, ¿qué es el amor? Llevo escribiendo muchos años sobre él y sigo haciéndome la misma pregunta en todos mis escritos. El amor no es atar. No es ir viendo qué te conviene más e ir hilando amores pasajeros. Porque ahí nunca hubo, hay ni habrá amor. Y aquellos que conocemos nuestros sentimientos muy bien, porque forjamos una serie de valores, no entendemos ese amor que vive la gente. Y a mí, personalmente, no entender las cosas me produce dolor de cabeza. Lo bueno de todo esto, es que con el tiempo dejas de darle vueltas y priorizas si es mejor seguir pensando en eso o vivir la vida directamente. Priorizas estar triste o ser feliz. Y no hace falta que os diga qué se ha de elegir. Hemos de entender que hay gente que no cambia y no pasa nada.

El amor es una corriente que va desde el estómago hasta el pecho, que sale por los ojos a borbotones como un destello cuando ves a esa persona. El amor es como ese castillo de arena que parece un palacio a ojos de un niño. Como esa caja que al abrirla y sin saberlo, reproduce música. Son momentos que se congelan un poco y en los que piensas que ojalá pudieras guardar las sensaciones en un frasco para echarlas al aire cuando quisieras volver a sentirlas.

El amor es entender que puedes ser libre y compartir una vida.

El amor es.

Creo que no hay más.

Bueno, sí.

Hay un cuarto amor que es de por vida, aunque esté muy trillado últimamente en las redes sociales.

Es el propio. Apuesta por ti, es el que más dura, el que más sana. Es el definitivo.

Pinterest.

Daniel Sánchez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .