CUANDO LA VIDA CAMBIA

Los paseos. Las bolas de chicle. Los recreativos. Tus padres. Sonríes. El parque. Los columpios. No llegas al suelo. Te empujan. La playa. La nevera azul. Aperitivo. El agua. Tus pies mojados. Te cogen de la mano. Sonríes. Colchoneta hinchable. Se pincha. Improvisan. La arreglan. ¿Titanic o Los vigilantes de la playa? ¡Lo que tú quieras!

La noche. Brisa. ¿Un Frigopie o un Drácula? ¡No sé decidirme!

Pinterest.

No tengo muy claro cuando acaba esa parte de la infancia y decidimos que estamos preparados para olvidarnos de ella. No sé si alguna vez nos sentimos listos para abandonarla o lo posponemos cinco minutos más como hacemos todas las mañanas con el despertador. Aun así, la vida cambia y no podemos hacer nada para remediarlo. Se nos van muchas cosas buenas, aunque no siempre significa algo malo, pero en ocasiones, dejan paso a acontecimientos nada agradables. Sin embargo, hay que decir que crecer no es algo malo, aunque añadamos responsabilidades a nuestra espalda, pero sí que debemos desprendernos de personas, de momentos y sentimientos que nos hacían sentir bien. Y debemos despedirnos, nos guste o no.

En medio de una pandemia, te replanteas demasiadas cosas de tu vida y los pensamientos corren de un lado a otro en el interior de tu cabeza. Y es cuando te das cuenta de que no lo estás haciendo bien. No lo estás aprovechando lo suficiente. Que cuando todo pase, quieres comerte el mundo. Disfrutar de todo lo que te rodea, que te llene la vida y te rebose por la boca. Que demasiado no sea demasiado. Y que quieras más. Que quieres sentir sensaciones haciendo malabares por tu superficie corporal, descubrir nuevos olores y sabores que exploten en tus papilas gustativas. Quieres correr hasta quedarte sin aliento y que las pupilas de tus ojos se agranden hasta dejar el iris casi cubierto.

Pinterest.

Que de nada sirve el pasado, porque vivir de recuerdos puede jugarte una mala pasada, pero son como las fotos de tu álbum de la infancia. Te hacen sonreír y añorar. Está bien recordar, pero aún tienes el futuro en tus manos para poder hacer y deshacer. Es cierto que algunas situaciones son inevitables, pero hay muchos momentos que puedes crear. Y con ellos, vienen las ganas, ganas por hacer todo aquello que pospusiste un día, aquello que ahora no puedes hacer y has decidido que harás.

Yo he decidido beberme la vida para que llegue a cada rincón de mi cuerpo.

Pinterest.

¿Qué decides tú?

Daniel Sánchez

__________________________________________________________________________________________

Sígueme en:

Instagram: https://www.instagram.com/elbauldelasvidas/

Facebook: https://www.facebook.com/elbauldelasvidas/

4 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .